viernes, 3 de abril de 2015

Jack of all trades

En español se dice aprendiz de todo, maestro de nada, o aún peor Maestro Liendre, que de todo sabe y de nada entiende. A pesar de ser precisamente eso nunca me identifiqué con tales definiciones al parecerme ofensivas, sobre todo la segunda. Sin embargo esa ha sido siempre mi función. Cuando vi la película Ghost In The Shell me fijé en una conversación entre la mayor Kusanagi y Togusa en la que este preguntaba que hacía un tipo de la policía en la sección 9, llena de cyborgs procedentes del ejército. La respuesta era que necesitaban a alguien como él dado que la especialización excesiva aumenta la debilidad, es una muerte lenta. Aquello me dio que pensar. En aquel entonces estaba en la universidad, en Humanidades, una licenciatura con asignaturas tan dispares que dejaban poca posibilidad para la especialización. De hecho la única especialización que hice fue la de Archivística, Biblioteconomía y Bases de datos, itinerario curricular que de por si también tenía tantas asignaturas dispares que impedían la especialización. Más tarde si me especialicé con un curso de Técnico en Microinformática, no había mucho sitio para Licenciados en Humanidades en el mercado laboral y aparte mis mejores calificaciones me las dieron en asignaturas relacionadas directa e indirectamente con la informática. Con ese curso conseguí el puesto de trabajo en el que estoy desde hace más de 8 años, pero eso es otra historia.

Durante todo este tiempo, tanto en el trabajo como en otras actividades, me ha venido bien el ejercer este papel de aprendiz de todo, así como la especialización de archivística y bases de datos. No sólo es importante conocer la solución a un problema, sino saber buscar soluciones a los nuevos problemas que se van planteando. Se podría decir que esa es mi especialización, encontrar la información necesaria.

Volviendo al tema, conocía las expresiones que me definían, pero no me gustaban. Un día llegué a Torchwood, uno de los spin-off de la serie Doctor Who y allí conocí a Ianto Jones, el factótum.

Factótum:
(Del lat. fac, imper. de facĕre, hacer, y totum, todo).
1. m. Persona de plena confianza de otra y que en nombre de esta despacha sus principales negocios.
2. m. coloq. Persona que desempeña en una casa o dependencia todos los menesteres.
3. m. coloq. Persona entremetida, que oficiosamente se presta a todo género de servicios.

Ninguna de las tres acepciones coincidía al 100% con Ianto pero se les acercaba. En otras palabras era el chico para todo de la organización Torchwood, el que limpiaba el desastre que organizaban el resto de miembros, el que preparaba el café, etc. En realidad mi personaje favorito era el capitán Jack Harkness, pero me resultaba más sencillo identificarme con Ianto (para algunas cosas, no sea que veáis la serie y penséis mal XD). De hecho me llevé el término factótum a la descripción de mi cuenta de Twitter.



Otra de mis aficiones puntuales es jugar a League Of Legends con amigos (sólo me aburre). De todos los personajes (campeones en el juego) mis favoritos son Kayle y Karma. Sin embargo no era capaz de ganar muchas partidas con ellas. Busqué guías y para ambas campeonas me encontré lo mismo. Ambas son Jacks of all trades. Esta expresión es la misma que la de aprendiz de todo, maestro de nada -> Jack of all trades, master of none. Resumiéndolo mucho se podría decir que en League Of Legends hay enfrentamientos de 5 contra 5 en un campo de batalla con cuatro calles top (la de arriba), mid (la de en medio), bot (la de abajo) y la jungla (todo el espacio entre calles). La mayoría de campeones sólo pueden estar en una en concreto o en dos. Sin embargo tanto Karma como Kayle pueden estar en cualquier línea, o al menos en las tres primeras en el caso de Karma. Sin haberme dado cuenta había elegido nuevamente a factotums como personajes favoritos. No las uso salvo de manera muy puntual porque no sólo me gusta echar un buen rato con los amigos, también nos gusta ganar y para ello juego a otros personajes más especializados. Sin embargo me llamó mucho la atención que me fijase en personajes así de manera inconsciente.

Me pregunto que personajes de novela son también así. No soy capaz de recordar ninguno, tal vez porque personajes de este tipo se caracterizan por no llamar la atención, por estar en un segundo plano haciendo lo que tengan que hacer. En poesía lo tengo claro, mi poeta favorito, Miguel d´Ors, es un Jack of all trades en toda regla dada su capacidad para escribir sobre múltiples temáticas, lo cual no es óbice para que mi segundo poeta favorito sea un especialista (quizá el único) en mezclar épica y lírica. Yo también soy así a la hora de escribir, como en todo en realidad, mezclo un poco de todo y de vez en cuando algún toque épico, las influencias de los maestros, ya se sabe. Y la prueba más palpable sea quizá esta, en la que he hablado de un anime, de mis estudios, de una serie de televisión, de un videojuego y de poesía en una misma entrada.


Ya para cerrar diré que mientras escribo estoy leyendo en la entrada de Wikipedia sobre Jack of all trades las diferentes maneras de decirlo en otros idiomas. La mayoría son negativas, bastante negativas. Sólo algunas acepciones como las rusas se salvan de la quema, o las suecas, si que es multi tasker y thousand tasks artist se pueden considerar positivas. Me da igual lo que piensen en otros países, me da igual lo que piensen en mi propio país, me da igual lo que piensen en ningún sitio. William Shakespeare fue el primero al que insultaron llamándole Jack of all trades (Johannes factotum) y quien así le insultó nadie ya le recuerda (fue el dramaturgo Robert Greene). No me importa saber mucho e ignorar aún más, pues precisamente el saber eso es lo que me anima a seguir aprendiendo cada día otro poco más.

Y tú, ¿qué has aprendido hoy? :P



1 comentario:

  1. Bueno, respondiendo a la pregunta... te conozco un poco más leyendo tu entrada, y realmente me siento un poco como tú en mi día a día, no sólo en mi trabajo.
    Aunque creo que todos tenemos un poco de Jack of all trades, sólo que algunos llegamos más lejos todavía. Precisamente es algo que me planteaba recientemente, cuando las circunstancias laborales no van todo lo bien que quisieras, en si es más provechoso especializarse en muchas cosas un poco, o ser el mejor en una sola cosa.
    Hace poco leí un artículo en el que un eminente joven, especialista en varias ramas, como genética e informática, conseguía hacer cosas que no podrían uno que sólo conociera una parte del problema, por lo que a mi modo de verlo, lo mejor es ser un semi-experto en varios temas relacionados, y podrás llegar más lejos que si lo eres en sólo un apartado, sobre todo hoy en día, donde la información está fácilmente accesible, y son más importantes los conocimientos avanzados en varios temas, ya que si cojeas de alguno, enseguida puedes empaparte de él para resolver el problema que tienes entre manos.
    Además, es mucho más divertido aprender de todo un poco, te abre la mente de forma clarividente, y todo toma forma y sentido ante tus ojos... Matrix descubre sus secretos ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar