miércoles, 5 de septiembre de 2018

Placebo


Ya no me duele,

quieres escuchar que ya no me duele,
que lo de tener una supurante
cicatriz en el corazón
no es más que una metáfora
en un poema que nunca escribí,
que nunca hubo orificio de entrada
causada por arma disparada a quemarropa.
Quieres escuchar
que aún mantengo
el recuerdo retenido
en todos y cada uno de aquellos
preciados momentos
en los que llegué incluso a suplicar a un dios
cualquiera
que retuviese el tiempo,
a nosotros en él
por siempre.
Quieres oír de mis labios
que podemos hacer un simple borrón,
otro, pequeño, insignificante
y proseguir la cuenta de las vivencias.

Quieres que te diga que nada es imposible.
Bueno,
en un poema nada lo es.
Mas esto no es ningún poema,
es una mentira,
otra
a tu imagen y semejanza.



Dibujo de Saray Pavón